Provocación Bronquial

 
 
 

Al igual que en la prueba de provocación conjuntival / nasal, la prueba de provocación bronquial consiste en la exposición de los bronquios a una sustancia alergénica

mediante una técnica de dosificación e inhalación del alérgeno.

La respuesta bronquial se mide periódicamente mediante espirometrías seriadas y respuesta de mediadores inflamatorios.

En el individuo sensibilizado, se producirá una respuesta inflamatoria y broncoconstrictora que remeda los síntomas del asma: dificultad para respirar, opresión en el pecho, silbidos y/o tos.

Su utilidad también radica en verificar si los síntomas asmáticos de una persona son debidos al alérgeno sospechado cuando no queda claro por historia clínica y las pruebas alérgicas. Igualmente, se requiere el uso de extractos alergénicos adecuadamente estandarizados. Es más laboriosa y prolongada pues se suele medir tanto la respuesta inmediata como la retardada (pasadas más de 6-8 horas). Además, es más arriesgada pues podría desencadenarse una reacción asmática grave que rara vez requiere hospitalización.

Se requiere la información al paciente sobre su indicación, sus beneficios y riesgos, y la firma por parte de éste de un formulario de consentimiento informado.

si desea más información sobre este servicio, rellene el siguiente formulario