Prueba de intolerancia a la fructosa

Prueba de intolerancia a la fructosa en Clínica Ojeda
 
 
 
Prueba de intolerancia a la fructosa en Clínica Ojeda

 

La fructosa, también denominada levulosa, es un azúcar contenido en una amplia variedad de frutas (de ahí su nombre de azúcar de la fruta) y algunos vegetales, en la miel o en el sirope de maíz. Además, la fructosa puede derivar de la degradación enzimática de la sucrosa (azúcar de mesa) por parte de la sucrasa intestinal, escindiéndose en fructosa y glucosa. También puede estar contenida en los fructanos e inulinas. Estos son moléculas más complejas que tiene varias fructosas unidas y un extremo de glucosa. Los fructanos y las inulinas se degradan mal en el intestino y son causa de diarrea osmótica. De hecho, la inulina se emplea médicamente como laxante.  

 

El empleo de fructosa como edulcorante de muchos alimentos procesados industrialmente se ha disparado en las últimas décadas. Este uso abusivo junto con la escasa capacidad del intestino humano para absorber este azúcar podría justificar el notable aumento de la prevalencia de intolerancia a la fructosa, que se cifra entre el 30 y 80% de la población, según diversos estudios. 

 

Existen dos alteraciones claramente diferenciadas en relación con el metabolismo de la fructosa: 1) la malabsorción de fructosa y 2) la intolerancia a la fructosa.  

 

En la primera existe una deficiencia intestinal en la absorción de fructosa, lo que ocasionará que ésta llegue al colon y sea fermentada por las bacterias colónicas, generando gases (hidrógeno y metano) y favoreciendo la atracción de agua hacia la luz intestinal, pudiendo producir diarrea osmótica.  

 

Descrita en 1957, la intolerancia a la fructosa, sin embargo, consiste en un defecto genético, con herencia autosómica recesiva, de la enzima aldolasa B o fructosa 1-fosfato aldosa presente en el hígado, el intestino y el riñón, lo que impide la correcta degradación de este azúcar con acumulación de metabolitos tóxicos.

Clínica 

Los síntomas habituales de la malabsorción de fructosa (y de los fructanos) son malestar abdominal, sensación de gases y flatulencias, hinchazón del abdomen y, en los casos más graves, deposición suelta, a veces de forma explosiva. Por lo general, estos síntomas ocurren entre las 1,5 y 3 horas de la ingesta de alimentos ricos en fructosa, que es cuando este azúcar llega al intestino grueso y empieza a ser fermentado.  

 

Los síntomas clásicos de la intolerancia genética a la fructosa son la aparición súbita de náuseas, vómitos, sudoración tras la ingesta de alimentos que contienen fructosa. Si la ingesta es más elevada puede ocurrir hipoglucemia, acidosis metabólica, crisis convulsivas e incluso fallecimiento del individuo.  

 

También se ha descrito un síndrome de intoxicación crónica con retraso del crecimiento y signos de fallo orgánico del hígado y el riñón, fundamentalmente. La intolerancia a la fructosa suele comenzar a manifestarse tras la retirada de la lactancia materna (que no contiene fructosa) y la introducción en la dieta del bebé de alimentos con fructosa (fórmula artificial, frutas y verduras).  

 

Diagnóstico y diagnóstico diferencial 

La prueba que hoy en día se considera de referencia para el diagnóstico de la malabsorción de fructosa es el test de sobrecarga oral de fructosa y medición de hidrógeno/metano en el aire espirado. Este test requiere una preparación correcta para evitar resultados falsos y consiste en la administración de hasta 25 gramos de fructosa en 250 ml de agua, tras lo cual se mide a intervalos de tiempo de entre 15 y 30 minutos y durante 2 a 3 horas (según el protocolo empleado) el hidrógeno y/o metano en el aire espirado, registrándose además la ocurrencia de síntomas abdominales.  

 

Siempre que se sospeche una intolerancia genética a la fructosa, especialmente en niños, se debería descartar ésta antes de realizar el test de sobrecarga oral con fructosa pues, en caso de existir, se pueden inducir síntomas muy graves potencialmente mortales con dicho test. En nuestro centro, por sistema realizamos un test genético previo a todo niño menor de 5 años al que se le solicita un test de malabsorción de fructosa, obteniéndose la muestra con una técnica indolora de cepillado de la mucosa de la boca.   

 

El test de sobrecarga oral puede ser falsamente positivo en caso de mala preparación o si existe una situación de sobrecrecimiento bacteriano, en cuyo caso la intolerancia será a múltiples azúcares y no solamente a la fructosa. De sospecharse, se debería realizar adicionalmente un test de sobrecarga oral con lactulosa.  

 

También está descrita la intolerancia específica a los fructanos sin que exista una intolerancia a la fructosa ni sobrecrecimiento bacteriano. En tal caso, se plantearía realizar un test de sobrecarga oral con fructanos, si bien su implantación clínica no está tan bien asentada.  

 

En la Clínica Ojeda disponemos de los conocimientos médicos y las herramientas diagnósticas necesarias para evaluar una posible intolerancia a la fructosa y ofrecer el consejo médico y nutricional adecuado en función de los resultados obtenidos.  

 

 

Información sobre cómo debe venir preparado el paciente para el test

 

si desea más información sobre este servicio, rellene el siguiente formulario