Pruebas de Prick

pruebas de prick en Clínica Ojeda
 
 
 
pruebas de prick en Clínica Ojeda

Las pruebas de prick son las “pruebas alérgicas” clásicas y consisten en la aplicación sobre la piel, por lo general la cara anterior del antebrazo, de una batería de extractos alergénicos.

Posteriormente, se “inoculan” estos extractos mediante la punción de la piel con una lanceta con una punta diminuta, de tal forma que el extracto penetra en la piel e interacciona con el sistema inmunitario del individuo. Si éste es alérgico a alguno de estos extractos, se producirá una reacción de pápula y eritema (similar al habón de la urticaria) en el lugar de aplicación. Pasados entre 15 y 20 minutos, se realiza la “lectura de las pruebas”. Ésta consiste en medir el tamaño de la reacción, comparándola siempre con un control positivo y un control negativo.

Las sustancias alergénicas que se prueban pueden ser extractos alergénicos comerciales (preparados por laboratorios especializados con las máximas garantías de calidad), o extractos alergénicos “caseros” (preparados por el especialista en su consulta; se suele utilizar con sustancias poco comunes o con medicamentos).

Por lo general, las pruebas de prick son muy seguras entrañando un riesgo prácticamente nulo de reacción alérgica grave. No obstante, en ocasiones se han descrito reacciones alérgicas generalizadas con la realización de estas pruebas, especialmente con las pruebas con medicamentos o en individuos extremadamente sensibles.

si desea más información sobre este servicio, rellene el siguiente formulario